La lectura como vínculo familiar




La mayoría de los adultos valoramos el momento de una buena lectura sin reconocer quizá, que el espacio lector puede generar un ambiente propicio para abordar algún texto con nuestros hijos. Es saludable que podamos fomentar el acercamiento a los libros desde pequeños.

lectura

No hay excusa alguna sobre la posibilidad de encontrar un libro que seguramente les agrade a nuestros hijos. El leer, además les irá generando a ellos la posibilidad de tener y desarrollar gustos propios que irán profundizando con el tiempo. El momento de lectura familiar representará siempre “tiempo compartido”.

En esos encuentros se producen diversas acciones que se desarrollarán en la vida social que nuestros hijos tengan, así como se profundizarán en ellos cuestiones relacionadas al uso autónomo de su lenguaje verbal y paratextual, conocido también como lenguaje del contexto.Los espacios de lectura familiar son positivos y enriquecedores porque:

Mejoran la dicción y enseñan a aprender a escuchar a los demás.
Son momentos de encuentro que generan debate. Es bueno incitarlos a que cuestionen los textos leídos y pregunten todo aquello que no entiendan.
Según la lectura elegida, podemos hacer  que lo que leamos juntos acompañe la etapa evolutiva de nuestros hijos.
Generan vínculo y confianza.

En cuanto a los textos que leamos, recordemos que:
No debemos interrumpir a los chicos cuando ejecuten una pregunta tratando de interpretarlos. Deben expresarse con soltura aunque ello les lleve más tiempo.
Es necesario ubicarlos en el tiempo y el espacio en que ha sido escrito lo que estamos leyendo.
La lectura compartida puede no gustarles, pero siempre contribuirá a convertirlos, sobre todo de adolescentes, en formadores de opinión. Y lo que deseamos como padres y/o adultos es fomentar en ellos su capacidad expresiva y su razonamiento.

Reemplacemos semanalmente una noche para un concurso de lectura o lectura compartida. Cambiemos un libro por un juego de mesa. Elijan en familia diversos textos según sus gustos y analicen como están escritos. Les aseguro que será más que divertido. Un libro es algo más que hojas escritas, es la posibilidad de acercarse a otros, a otro, a un momento histórico y/o social y a descubrir el maravilloso mundo de las palabras y del uso propio de la lengua. Leer es hablar y hablar es comunicarnos.

Ser portadores de nuestra propia voz y pensamiento es poder manifestar lo que somos en toda nuestra capacidad expresiva

Consejos similares:

Tags: hijos, lectura,

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *