Que hacer frente a un Desmayo




Como en toda situación que requiera de los primeros auxilios es importante saber qué hacer y no asustarse. Te contamos qué son los desmayos, cuáles son las causas, los síntomas y cómo actuar.

Es importante recordar que en los adultos mayores los desmayos pueden indicar la presencia de enfermedades graves.

desmayo

¿Qué es el desmayo?

Es una pérdida momentánea del conocimiento por una disminución del flujo sanguíneo al cerebro y su consecuente falta de oxígeno. Los episodios benignos suelen durar pocos minutos, luego de los cuales se da una recuperación completa. Generalmente consiste en la pérdida casi siempre progresiva del tono muscular, que provoca que la persona se caiga.

Síntomas

El desmayo se produce de a poco, por eso la persona suele sentir “que se desmaya”. Entre los síntomas de malestar pueden aparecer: palidez, frío o calor en la cara, sudor en la frente, sensación creciente de debilidad, piernas y rodillas flojas, también mareo o vértigo.

Cómo actuar

Al acostar a la persona sobre una superficie horizontal, su cabeza estará al mismo nivel que el corazón y esto ayudará a restablecer el riego sanguíneo cerebral.

Por supuesto se actuará de distintas maneras dependiendo de si la persona cayó y sufrió algún golpe o corte, o sí se desvaneció sin golpearse. También se actúa de distinto modo si se trata de una persona joven o adulta mayor. Se sabe que las mujeres jóvenes son el grupo poblacional más propenso al desmayo, sin que suela tener gravedad; mientras que los desmayos de adultos mayores pueden indicar hasta en el 35% de los casos una enfermedad grave, por lo que debemos estar atentas.

sincope

Cuando llamar al 112

Si la persona:
Cayó desde una altura, especialmente si está lesionada o sangrando
No recupera el conocimiento rápidamente (en un par de minutos)
Está embarazada
Tiene más de 50 años
Tiene diabetes (revise los brazaletes de identificación médica)
Siente dolor, presión o molestia en el pecho
Presenta latidos cardíacos fuertes o irregulares
Presenta pérdida del habla, trastornos visuales o incapacidad para mover una o más extremidades
Tiene convulsiones, lesión en la lengua o pérdida del control vesical o intestinal
Señales de alerta: pulsaciones muy rápidas, excesiva palidez, dolor abdominal, temblores musculares o contracción de las mandíbulas.

Puntos clave

Posición estirada horizontal: si no sufrió golpes, poné a la persona desmayada en una posición cómoda y estirada horizontalmente, también podés levantarle las piernas para que la sangre oxigene el cerebro. En caso de que la persona haya caído, dejála recostada en el piso, sin moverla. Recordá que mover a una persona lesionada puede agravar la lesión. Tranquilidad: evitar que haya demasiada gente alrededor, crear un ambiente de tranquilidad y silencio para esperar que la pase la crisis

Comodidad

Fijáte que la ropa no le apriete, para eso podés aflojar cinturones, cuellos de camisa, corbatas. Pulso y respiración: controlar el pulso y la respiración. Verificar que no tenga las vías respiratorias obstruidas. Recuperación: Cuando la persona recupere el conocimiento es importante que permanezca recostada al menos diez minutos y que se siente de manera pausada, levantarse de manera abrupta puede provocar un nuevo desmayo. Luego es prudente que se quede sentada en un lugar bien aireado hasta recuperrase por completo. El desmayo debe durar pocos minutos, comprobá el grado de alerta una vez que se recupere
Si la persona sufrió golpes, tarda más de un minuto en recuperarse o ante cualquier duda: llamar a un servicio de asistencia médica.

Importante a tener en cuenta

No trates que la persona desmayada vuelva en sí mediante llamados, sacudidas o golpes en las mejillas
No tratés de hacer que quien está por desmayarse ingiera estimulantes ni líquidos.
Mientras esperás que la persona se recupere, podés llamar a emergencias o asistencia médicas. Si no se recupera pasados los dos minutos no dudes: llamá al 911. Algunas causas de desmayos en jóvenes
Mucho calor o lugares llenos de gente y mal ventilados.
Deshidratación
Hambre
Agotamiento
Cambiar de posición muy rápido
Estrés
Hiperventilación (respiración demasiado rápida)
Consumo de drogas ilegales o de algunos medicamentos recetados
Hipoglucemia (baja concentración de azúcar en sangre). Ocurre en diabéticos que exceden dosis de medicamento sin comer lo necesario; también a quienes siguen dietas muy estrictas.
Anemia (menos glóbulos rojos de lo normal)
Embarazo
Trastornos de alimentación
Problemas cardíacos (sobretodo se sospecha de este tipo de enfermedades cuando los desmayos son frecuentes y ocurren cuando la persona estaba realizando actividad física o esfuerzo)

Tags: desmayo,

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *