Salud Ocupacional




Una de las principales preocupaciones de toda empresa debe ser el control de riesgos que ponen en peligro la salud de sus trabajadores y atentan contra los recursos materiales y financieros de la organización.

Un programa de salud ocupacional consiste en el diseño, ejecución y evaluación de procedimientos y mecanismos de control de todas aquellas actividades y componentes que constituyen un riesgo a la salud del personal de trabajo, que se ve comprometida en ocasiones por problemas laborales o un despido improcedente en el peor de los casos. Su principal objetivo es proveer un ambiente de trabajo seguro, libre de accidentes y capacitado para afrontar situaciones de emergencia laboral.

Los accidentes en el trabajo y las enfermedades producidas en el desempeño de diversas ocupaciones son factores que interfieren en el desarrollo normal de las actividades de la empresa, afectando de manera negativa la productividad, lo cual genera, además, implicaciones graves en el ámbito laboral, familiar y social. Los accidentes, trastornos y enfermedades más frecuentes relacionadas al ambiente de trabajo incluyen:
• cortaduras, fracturas, torceduras y distensiones
• trastornos por movimientos repetitivos
• problemas de audición causados por la exposición al ruido
• problemas de la visión
• enfermedades respiratorias
• enfermedades causadas por la exposición a tóxicos y a la radiación

salud

Para que se logre el desempeño exitoso de un programa de salud ocupacional, es indispensable que ambas partes, patronos y empleados, ejerzan sus debidas responsabilidades a cabalidad.

La organización debe proveer equipo de seguridad, equipo para el manejo de materiales contaminantes, receptáculos y almacenaje adecuado de desechos, y hacer todo lo necesario para preservar un ambiente de higiene. Complementario a estas actividades, es responsabilidad del patrono mantenerse al día de los hallazgos, avances y nuevas regulaciones en el campo de la salud ocupacional.

La seguridad en el trabajo depende en gran medida de la conducta de los trabajadores, su educación sobre salud ocupacional y su motivación para seguir las normas y procedimientos.

El trabajador deberá estar capacitado para:
• saber qué hacer y quiénes deben actuar en caso de derrame de una sustancia química peligrosa
• conocer las salidas de emergencia
• conocer la ubicación de los extintores de incendio y su manejo eficaz
• llevar a cabo primeros auxilios

Todo programa de salud ocupacional debe contar con la obtención de data para análisis e investigación de accidentes, manuales de orientación y prevención, evaluación médica del personal y un plan de comunicaciones y capacitación que incluya rotulación adecuada, charlas y talleres.

Tal vez no exista algo más efectivo para el éxito de un programa de salud ocupacional que la honradez a la hora de la investigación de un accidente laboral. La investigación seria de los accidentes en el trabajo determina cómo y porqué éstos ocurren, y es un elemento crucial en la prevención.

La salud ocupacional nos compete a todos, sin importar la jerarquía ni las posiciones. Recordemos que el trabajo es como norma un esfuerzo de grupo, en el cual todos somos afectados como equipo.

Consejos similares:

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *