Dolor neuropático




El dolor neuropático afecta a, entre el dos y tres por ciento de la población mundial y se caracteriza por la presencia de un dolor difícil de identificar, ya que la molestia puede obedecer a diferentes causas o condiciones. Por su parte, la fibromialgia definida como “patología debilitante que provoca dolor extendido y persistente”, también continúa siendo un desafío para los médicos.

dolor neuropatico

Cuando el cuerpo duele se vuelve realmente muy complicado cumplir con las actividades de la vida diaria. Trabajar, hacer deportes e incluso dormir resulta un reto. Es por eso que muchas personas recurren al especialista en cuanto advierten que la molestia se torna persistente y, además, se agrava.

Pero, ¿qué ocurre cuando ante la multiplicidad de síntomas, molestias y órganos o músculos afectados, para los médicos resulta difícil dar una respuesta?, ¿cómo hacer para poner en marcha el tratamiento adecuado? Cuando el dolor es una constante

Esto es lo que ocurre a menudo con el dolor neuropático y la fibromialgia, dos condiciones caracterizadas por la presencia de dolor, que resultan sumamente invalidantes.

No obstante, si bien en la actualidad todavía es complicado elaborar rápidamente un diagnóstico certero que permita proceder de la manera más eficaz con celeridad, la buena noticia es que, tal como fue difundido en el marco del XIX Congreso Argentino del Dolor, realizado recientemente en Buenos Aires por la Asociación Argentina para el Estudio del Dolor (AAED), ambas patologías cuentan con tratamientos satisfactorios.

neuropatico

Este dato se extrajo de una encuesta realizada en el mencionado encuentro médico, de la cual participaron 222 médicos argentinos especializados en traumatología, neurología y reumatología.

“Hasta hace algunos años llegábamos a diagnosticar tanto el dolor neuropático como la fibromialgia por exclusión, es decir luego de descartar otras cuestiones. Esto representaba, sin dudas, un perjuicio para los pacientes que solían deambular por diferentes consultorios durante meses e incluso años, con el consecuente retraso en el tratamiento que eso implica. En la actualidad creo que esa situación está cambiando porque las posibilidades de abordaje se están ampliando”, sostuvo el doctor Roberto Wortley, presidente del Comité de Dolor de la Asociación Médica Argentina (AMA).

Coincidentemente, y claramente marcando una tendencia sobre hacia dónde va la comunidad médica, los resultados del relevamiento antes mencionado indicaron que los participantes creen -en un 83 por ciento- que los tratamientos para el dolor neuropático en la actualidad son “satisfactorios”. Con respecto a la fibromialgia, el 67 por ciento consideró del mismo modo a su terapéutica. En cuanto a las “trabas” para llegar al diagnóstico, el 27 por ciento de los médicos opinó que alcanzar una conclusión es difícil cuando se trata del dolor neuropático, mientras que lo mismo le ocurre -pero al 42 por ciento de los consultados- en relación a la fibromialgia. Notas relacionadasQué es el dolor neuropático

Producido por una respuesta, anormal o inadecuada del sistema nervioso, ya sea como consecuencia de una lesión o simplemente debido al mal funcionamiento de las células, el dolor neuropático suele ser muy intenso, y desencadenarse ante el más mínimo roce de la persona que lo padece con otra, o bien con un objeto.

En muchos casos su desarrollo está asociado a patologías como la diabetes, la epilepsia u otras menos “conocidas y aparentemente desterradas” como la culebrilla (herpes zoster).

Se calcula que en nuestro país hay casi 2 millones de personas que padecen dolor neuropático -principalmente como consecuencia de alguna de las patologías antes mencionadas-, muchos de los cuales no sólo están esperando diagnóstico, sino que además, momentáneamente, no pueden encontrar alivio ya que los antiinflamatorios no pueden brindar respuesta alguna.

“Cuando pensamos en dolor neuropático decimos que es ‘el dolor crónico por excelencia‘ ya que a nivel mundial lo padece entre el dos y tres por ciento de la población, sin que en sus primeros estadios los médicos tengan posibilidad de brindarle a los pacientes una respuesta. Así como el dolor no se puede definir o explicar, tampoco es fácil de detectar o identificar. Por lo general esto ocurre con mayor celeridad cuando se trata de una molestia secundaria a una enfermedad ya conocida por el paciente y el médico tratante”, señaló el doctor Wortley, también director del Centro de Medicina del Dolor de Buenos Aires. Qué es la fibromialgia La fibromialgia, por su parte, es una enfermedad crónica, también caracterizada por el dolor, que se cuenta entre las de mayor frecuencia. En este caso la molestia permanente y debilitante suele estar extendida por todo el cuerpo afectando diversos músculos, articulaciones, tendones y demás tejidos blandos.

La presunción respecto a su causa es que obedece a una alteración neurológica referida a la forma de percepción del dolor. Esto quiere decir que las personas que la padecen habitualmente sienten dolor frente a estímulos que para otra persona pasan inadvertidos. Tratamientos

En la actualidad el espectro de fármacos disponibles se ha ido ampliando llegando a completarse con diversas estrategias terapéuticas que pueden variar, cambiarse o combinarse de acuerdo al grado de dolor que refiera el paciente. Entre los fármacos disponibles se cuentan los antiinflamatorios no esteroides (AINES), los antiepilépticos, los antidepresivos, los anestésicos ansiolíticos y otros especialmente diseñados para este tipo de patologías como pregabalina.

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *